UN BUEN OBSERVADOR

Con un click se abre la puerta de seguridad y acceden a la nueva sala. Esta es muy similar a la de tus compañeros ubicados en Alemania, incluso tienen los mismos carteles de recomendaciones para investigadores. Se paran durante unos segundos y miran los objetos del cartel de izquierda a derecha.

Tras revisar a fondo la sala se dan cuenta de que la salida es por la puerta de enfrente, que está bloqueada con una clave numérica. Saben que el responsable de cambiar los códigos siempre los deja a la vista para que no se le olviden, por eso, miran a su alrededor y... ¡se dan cuenta!

Validar